"impermeables-para-terraza-de-membrana"

Sin categoría

Reflexión para jóvenes adultos

19 Jul , 2017  

¡Crecer apesta! De niños creemos que todo será mejor, podremos acceder a los lugares que antes no nos dejaban, probar sustancias que nos eran prohibidas, o tocar temas que antes ni podíamos concebir. Pero es mentira, entre más creces más responsabilidades tienes, todo deja de ser divertido, o nuevo o inocente.

Ya no puedes arruinarlo o si te equivocas no tendrás a tu madre, o a tu maestro que corrijan tus errores. Ahora las consecuencias solamente son tuyas y la forma en que las solucionarás depende de ti. Te tienes que preocupar por tener éxito, por conseguir un buen sueldo, por no desperdiciar la educación que tus padres velaron tanto, conseguir un lugar para vivir solo, una pareja con quien sentar cabeza. Es demasiado, abruma todo lo que se debe de hacer.

El otro día vi en una página de internet los impermeables para terraza de membrana, y el miedo recorrió toda mi espalda, porque no podía parar de preguntarme ¿qué era eso? Al investigar,  no podía entender lo complicado que todo se volvía. Uno solo quiere vivir solo, y ya tiene que pensar en la impermeabilización de los techos con un material específico que te dé la seguridad y la protección que necesitas. Cuando era inocente solamente creía que necesitaba una cama, un sillón y una televisión. Ahora Home Depot se vuelve tu mejor amigo porque tienes que pensar en pinturas anti-humedad, desinfectantes, tapices, que todo quede como lo habías soñado y principalmente, que se acople a tus necesidades.

Por eso empezaba el texto con tanta amargura, porque sí, nadie jamás dirá que crecer no tiene sus ratos de diversión. Y parte de las responsabilidades que tenemos se vuelven entretenidas porque ya son nuestras decisiones, porque no tenemos ya quién nos quiera establecer su ideología o sus gustos. Ya sabemos qué nos gusta y qué no, y basamos nuestras decisiones y sentimientos en estas situaciones.

Pero no podemos hacer nada para evitar el ciclo natural de la vida, cada día envejecemos un poco sin darnos cuenta, nos volvemos más maduros, nos arrugamos más. Pero podemos amargarnos por esto, o sacar el mayor provecho. Por eso siempre he creído que no te debes limitar por lo que otros dicen, que debes disfrutar de tu vida al máximo, porque nadie tiene el derecho de juzgarte, así como tú no tienes el derecho de juzgar a nadie.

Vive, deja vivir y se feliz. Si estás de acuerdo comenta aquí abajo, y si no lo estás, también comenta. Muchas gracias, y ¡hasta  la próxima!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

www.000webhost.com